Empecé pilates en el estudio de Fernanda hace ya unos años. Los problemas de vértebras lumbares no me permitían dormir. Siempre sintiéndome enfermo y cansado. El entrenamiento de Fernanda fortaleció mi espalda y consiguió que todo mi cuerpo evolucionara de forma espectacular. Ahora me siento más fuerte que a los 20. Mi vida ha cambiado y disfruto de los deportes que me gustan. Nunca podré agradecérselo bastante.

 

David, 44